Aprendiendo a jugar con tu cachorro

Cuando llega un cachorro a casa todos estamos eufóricos pero en ocasiones se producen momentos de estrés ya que todo es nuevo y toda la familia tiene que aprender a afrontar nuevas situaciones.

Hoy dedicamos el blog a recordar las principales claves para jugar con nuestro cachorro de forma segura.

El cachorro está hiperestimulado y le cuesta concentrar su atención, ya que todo le resulta atractivo.

Es fundamental no gritar al cachorro ni ser agresivos durante el juego. No queremos provocarle estrés o que lo relacione con una conducta agresiva. Para ellos jugar es un instinto y ya desde pequeñitos juegan con sus hermanos, por lo que interaccionarán con nosotros de forma instintiva, sobre todo con los niños.

Enseñarle no solo al cachorro sino a toda la familia. Es importante que los niños estén educados al respecto y sepan cómo interaccionar con el animal.

Los niños no deben tener miedo pero durante las primeras veces del juego deberán estar supervisados por un adulto para enseñarle las pautas con el cachorro.

Es muy importante no dar señales contradictorias al cachorro. Poco a poco el cachorro irá aprendiendo

Recuerda que el cachorro inicialmente puede darte pequeños mordisquitos, es algo normal, con el tiempo debe aprender a controlar la inhibición de la mordida. De esta manera sabrá “hasta donde puede morder” sin hacer daño.

Si se detecta alguna conducta agresiva se deberá parar el juego como señal de que “algo no está bien” y ya no queremos seguir jugando, pero nunca debemos agredir al cachorro. Pasados unos minutos podemos reanudar el juego y comprobar si el cachorro está aprendiendo la lección, si vuelve a morder volveremos a parar el juego.

Cada perro resulta ser muy fan de un tipo de juguete concreto, poco a poco irás descubriendo cuales son los que le vuelven loco a tu cachorro.

La pelota: un clásico que nunca falla.

La pelota es un juguete que siempre funciona, hay muchos juegos y se puede utilizar tanto dentro como fuera de casa.

Mordedores: dan mucho juego.

Los mordedores están adaptados a la edad del cachorro pero hay que ser cuidadosos a la hora de jugar con ellos ya que de un mal tirón puedes acabar hciéndole daño.

Peluches con silbato: con extra de sonido.

Para los más mimosos los peluches son top, son blanditos y se pueden morder y transportar con facilidad.

Algunos perros disfrutan aún más si cuando lo muerden suena un silbato. Aunque si tu perro es un poquito miedoso puedes optar por un peluche sin ruidos añadidos.

Nuestra recomendación: Peluche-botella.

Es un juguete genial, ya que combina la textura suave y blandita del peluche con el “crusch” de la botella que a muchos perros les encanta.

PETuconsejo:

Recuerda utilizar juguetes seguros y siempre bajo supervisión, así evitarás que tu perro ingiera piezas que se puedan desprender al jugar.

Los juguetes para niños no están testados para los animales, no le dejes jugar con este tipo de juguetes que ponen en riesgo a tu mascota.

¡Nos vemos en PETuluku!

Deja un comentario

* Campos Requeridos