¿Cómo debo hacer un cambio de alimentación a mi mascota?

Cuando nos planteamos hacer un cambio de alimentación a nuestra mascota, bien sea para pasar a una de mayor calidad, porque se ha cansado de la misma, por edad o por algún tipo de enfermedad, debemos tener en cuenta que no se puede hacer el paso de una a otra de una manera brusca ya que su sistema digestivo es muy delicado y sí no lo hacemos correctamente esto puede traernos problemas.

Pasos a seguir:

Lo primero que debemos tener en cuenta es que tenemos que estar unos días mezclando el nuevo alimento con el que está comiendo ahora por lo que no debemos esperar a que se nos acabe.

El cambio tiene que ser gradual, empezaremos los primeros días dándole mayor cantidad del antiguo y poco a poco le iremos introduciendo el nuevo. Debemos vigilar que se coma todo ya que a veces son capaces de separarlos y solo se comen al que están habituados.

Una opción es hacer el cambio durante una semana:

Los dos primeros días la ración que le daremos estará compuesta aproximadamente por un 75% del alimento antiguo y un 25% del nuevo.

El tercer y cuarto día pondremos mitad del pienso antiguo y mitad del nuevo.

Quinto y sexto día ya le daremos más cantidad del alimento nuevo, aproximadamente un 75% y menos del antiguo, un 25%.

A partir de aquí ya podrá comer sin ningún problema solo el pienso nuevo aunque debemos poner especial atención si cambiamos a un pienso de peor calidad.

Posibles problemas de un cambio brusco de alimentación:

Lo más común cuando no hacemos un cambio gradual es que nuestro animal sufra diarrea ya que su flora intestinal es más sensible que la nuestra, sentirá malestar y le notaremos incómodo.

Para evitar que nuestro amigo lo pase mal debido a un cambio en su dieta seguiremos todos los pasos dichos anteriormente y seguro que se adaptara sin ningún problema.

Deja un comentario

* Campos Requeridos