Criar serpientes. Sexado, hibernación y puesta de huevos

snake-298710_960_720

SEXADO DE SERPIENTES:

Antes de llevar a cabo la identificación del género de las serpientes debemos conocer su anatomía. Los machos poseen dos hemipenes ubicados cada uno dentro de una “cavidad” detrás de cloaca en dirección a la punta de la cola. Las hembras no poseen órganos sexuales externos.

 snake-2444295_960_720

Existen dos métodos de sexado:

-Popping: consiste en realizar una ligera presión a ambos lados de la cloaca para exteriorizar los hemipenes. Este método conlleva el riesgo de lesionar las vértebras de la serpiente al ejercer la presión.

 -Uso de sexadores: los sexadores son pequeñas varillas de acero con punta redondeada. Debemos introducirlas (previa lubricación) debajo de la escama de la cloaca en dirección a la cola. En caso de que el animal que estemos sexando sea macho la sonda se introducirá en la cavidad del hemipene. Si es hembra apenas podremos introducir el sexador. Es importante que la punta sea redondeada para no provocar ninguna herida por punción en el animal.

 

HIBERNACIÓN:

Para poder criar con la mayoría de las especies de serpientes debemos realizar la hibernación porque este proceso es necesario para provocar el estímulo de cría.snake-1743439_960_720

Antes de empezar a bajarle la temperatura debemos asegurarnos que ha defecado la última presa que le ofrecimos para evitar problemas digestivos durante la hibernación que puedan poner en riesgo la vida de nuestra mascota.

 

Preparación de la instalación de hibernación:

- Luz: debemos mantenerla a oscuras

-Agua: aunque no coman es importante que tengan una fuente de agua siempre disponible y limpia para que beban siempre que lo deseen.

-Ubicación: debe situarse en un lugar tranquilo para evitar situaciones de estrés.

-Termómetro digital: el control de la temperatura es uno de los puntos clave para evitar descensos demasiados bruscos y provocar neumonías.

Una vez que tenemos la instalación lista y la serpiente ha defecado la última presa podemos empezar con la hibernación. Debemos bajar la temperatura de manera paulatina durante al menos dos semanas hasta una temperatura en torno a 10-15 ºC. Es importante recordar que las serpientes son animales ectotermos, esto quiere decir que su temperatura corporal depende de la temperatura ambiental, por esta razón un descenso muy brusco de la temperatura sin dar tiempo a que el animal se adapte puede provocar que acabe enfermando.

Deja un comentario

* Campos Requeridos