Cuidado de un hámster

Este curioso roedor es una mascota que lleva mucho tiempo en los hogares de nuestro país. Queremos aprovechar el blog de hoy para darte unos consejos si has decidido adquirir este precioso animal.

Lo primero, dale tiempo, te tiene que conocer

Lo primero que queremos hacer al llegar a casa con nuestro nuevo inquilino es cogerlo. Es un error muy común, debemos darle tiempo. Hay que tener en cuenta que le hemos sacado de su hogar y separado de sus compañeros, por lo que, estará muy asustado y nervioso.

Si ve venir una mano lo más probable es que muerda por miedo si ve que no puede escapar. Lo mejo es instalarlo en su nueva casa, darle unos días para que explore y la conozca e ir dándole premios de comida para que poco a poco nos conozca.

Qué jaula necesito

Cuanto más grande mejor, pues usan todo el espacio disponible, pero debemos tener cuidado de no comprar una pensada para un roedor más grande como una cobaya. Porque la separación entre los barrotes será mayor y pueden escaparse.

El sustrato es fundamental

Es el material que se deposita en la base de la jaula, para absorber mejor la orina del animal y mantener más limpia la jaula. Debemos cambiarlo una vez a la semana y limpiar la jaula con agua con jabón aclarándola bien después.

Comida y agua

Actualmente existen en el mercado piensos diseñados para hámsters , debemos echar la ración justa que se coma al día para evitar que engorde. Podemos  suplementar con verduras y frutas

Como bebedero, la mejor opción son los llamados bebederos de botella, más higiénicos. Es importante comprobar de forma periódica  que funciona correctamente.

Un refugio como casa

Es ideal que les pongamos un refugio dentro de la jaula para que puedan sentirse seguros y esconderse cuando lo deseen.

Rueda para hacer ejercicio

Es importante instalar una rueda dentro de la jaula para que pueda hacer ejercicio. Las nuevas ruedas son sin barrotes para evitar que al usarla se puedan hacer daño en las patas.

Deja un comentario

* Campos Requeridos