¡Cuidado en navidad! Alimentos peligrosos para perros

Ya comienzan las fiestas de navidad, y en estas fechas de cenas y comidas navideñas podemos cometer el error de dar a nuestro perro sobras de nuestra comida o premiarlos con algún alimento humano.

Es por esto, que debemos de conocer qué alimentos pueden ser peligrosos para nuestro perro y que por tanto debemos evitar.

Alimentos peligrosos para perrosAjo y cebolla: provocan destrucción de los glóbulos rojos, causando anemia.

Aguacate: tanto el aguacate como su semilla y hojas contienen una sustancia tóxica para los perros llamada persina.

Nueces, uvas y pasas: Aunque no se sabe el origen exacto, pero pueden provocar fallo renal.

Semillas de frutas (el “hueso”): algunos contienen cianuro, que es tóxico para perros y humanos.

Xilitol: esta sustancia se puede encontrar en chicles o pastas de dientes, y puede provocar una bajada de azúcar en sangre y daño hepático en los perros.

Huesos: aunque no contienen sustancias tóxicas, se pueden astillar provocando daños en el tracto gastrointestinal e incluso obstrucciones intestinales.

Alcohol: tiene el mismo efecto nocivo en perros que en humanos, pero en menor tiempo y con menos dosis.  El Alcohol puede ser mortal en perros.chocolate para perros

Chocolate: contiene una sustancia llamada teobromina, que resulta tóxica para los perros. Pero no te preocupes, existe un "chocolate" hecho especialmente para ello. ¿Lo sabías? Pincha en la imagen y descúbrelo!!!

¿Qué debemos hacer si nuestro perro ingiere una cantidad peligrosa de estos alimentos?

La mejor opción siempre es acudir lo antes posible al veterinario, pero podemos emplear una medida de primeros auxilios que suele ser eficaz: provocar el vómito al perro.

Únicamente debemos provocarle el vómito si ha pasado poco tiempo desde la ingestión del alimento tóxico (menos de 1 hora) y siempre y cuando el perro esté consciente.

Ahora ya sabes lo que no debe comer tu perro, ni en navidades ni el resto del año.

Este blog es informativo, en ningún momento sirve como diagnóstico de enfermedad ni como herramienta para medicación de animales que obvien la obligada intervención de un veterinario o un farmacéutico.
Deja un comentario

* Campos Requeridos