Curiosidades de las patas de tu perro

Las patas del perro son una parte especial de nuestra mascota, es obvio que son fundamentales para correr y mantenerse en pie, pero ¿qué curiosidades entrañan sus pequeñas almohadillas? ¿Cuántos dedos tienen? ¿Para qué se utilizan? ¿Requieren un cuidado especial? ¿Todas las uñas son iguales?

Hoy dedicamos el blog a conocer un poquito más la anatomía de nuestro perro.

Como podemos observar no todas las razas poseen las mismas patas, esto nos puede aportar mucha información sobre las características del lugar donde deben vivir y también como se han ido adaptando a estos climas.

El perro es un animal digitígrado, quiere decir que el peso de su cuerpo no se apoya en los talones (como el ser humano) sino sobre sus dedos.

Básicamente las patas del perro están compuestas por cinco partes:

Garras o uñas (5 en las patas delanteras y 4 en las traseras)

Almohadillas digitales (que serían como nuestros dedos, y tienen 4, una debajo de cada uña)

Almohadillas del metacarpo (correspondería a lo que es nuestra palma de la mano)

Espolón o dedo interno

Almohadilla carpiana  (es una almohadilla extra que sólo está en las patas delanteras y funciona como un freno)

¿Sabrías identificarlas?

¿Qué huesos forman las patas del perro?

Las patas traseras están compuestas por fémur, tibia, peroné, tarso,  metatarso y falanges.

Las patas delanteras se componen por húmero, cúbito, radio, carpo, metacarpo y falanges que forman los dedos.

Además en las patas se encuentran numerosos ligamentos, tendones, músculos, venas, tejido conectivo y piel.

Se cree que los espolones son vestigios de pulgares. Ese pequeño dedo que asoma a un costado de la pata podría haber sido un dedo pulgar que se perdió en el proceso de evolución. Los perros los utilizan para mejorar su tracción y para excavar.

Habitualmente los espolones  están situados en sus patas delanteras aunque algunas razas como el Pastor Pirenaico, Briard y Mastín Español también los tienen en las patas traseras y a falta de uno, estas razas, poseen dos.

Si tocas la almohadilla de tu perro puedes notar como es gruesa y áspera, no se parece para nada a ninguna otra parte de su cuerpo, es una zona muy especial.

Tanto las almohadillas ubicadas a la altura de los dedos  (digitales) como las almohadillas del metacarpo, sirven fundamentalmente para amortiguar los golpes y las caídas, de esta forma protegen los huesos y las articulaciones de las patas. Además las almohadillas del carpo sirven como freno y dan mayor equilibrio en pendientes resbaladizas.

Sabías qué…

Las almohadillas también regulan la temperatura corporal:

Las patas de los perros tienen la peculiaridad de que cuando las almohadillas entran en contacto con una superficie fría, la sangre a través de ese contacto también se enfría. Para evitar que la pata se congele, si la superficie es por ejemplo hielo o nieve, esa sangre se traslada a otras zonas del cuerpo más cálidas. Así se mantiene la temperatura en todo el cuerpo.

Por este motivo hay razas que se han adaptado a vivir en climas extremadamente fríos, sin riesgo a congelarse.

También soportan el calor, ya que poseen un tejido graso que aísla del calor las capas más internas de la pata. Pero cuidado, no abuses, porque aun así podrían llegar a quemarse y producir heridas muy dolorosas.

Además tienen glándulas sudoríparas que permite que el perro transpire a través de ellas, de esta manera, se estabiliza un poco el calor corporal.

Las almohadillas les sirven para obtener diferente información sobre el terreno.

Nuestra recomendación:

A pesar de todo, las almohadillas no son todo terreno. Debemos cuidarlas y mimarlas para que puedan ejercer correctamente todas sus maravillosas funciones

¿Qué te parece un masaje de patas?

Según los especialistas, a los perros les encantan que les den masajes en las patas, además de que el masaje contribuye a mejorar la circulación sanguínea.

Prueba a frotar las almohadillas de tu perro y luego cada dedo de forma individual.

Si vas a salir a pasear a algún lugar en el que tu perro no esté acostumbrado, zonas montañosas,  las temperaturas sean  altas o haya hielo o nieve, dale una protección extra a sus almohadillas para evitar lesiones.

Nuestra recomendación es Ado quatro, un barniz a base de productos naturales (Centella asiática y Aloe vera), que crea una capa protectora de la piel.

Puedes darlo antes y después del paseo.

Posee un pincel para una correcta aplicación.

Después de aplicarlo, dejar secar unos minutos.

Si quieres saber más, visítanos en cualquiera de nuestras tiendas PETuluku. ¡Nos vemos!

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

* Campos Requeridos