Las pulgas pueden trasmitir gusanos intestinales

 

pulgas-perro
Las pulgas son unos parásitos que, además de provocar molestias en el animal (picor e irritación), son transmisores de enfermedades.

Existe un parásito interno que puede afectar tanto a perros como a gatos y que se trasmite de una forma peculiar. Hablamos de Dipylidium caninum, un tipo de gusano plano que se va a alojar en el tracto intestinal del animal al que infecte.

Este gusano intestinal se trasmite a través de pulgas y piojos. La pulga puede contener en su interior larvas de dipylidium caninum. Si nuestra mascota coge pulgas y accidentalmente al rascarse con su boca ingiere alguna, las larvas llegan a su intestino y se transforman en gusanos adultos.

El gusano dipylidium se encuentra en el intestino del animal infectado y va eliminando los segmentos terminales de su cuerpo que salen hacia el exterior por el ano. De este modo podemos observar estos pequeños fragmentos en las heces o pegados al pelo de la zona perianal. El paso de estos segmentos del parásito a través del ano pueden provocar irritación anal y picor en esa zona.

 

Uno de los síntomas que podemos observar es que el perro arrastra la zona anal por el suelo, intentando aliviar el picor que le produce el parásito.

Ciclo vida dipilidium

Es por ello, que si nuestra mascota coge pulgas, no sólo debemos desparasitarla externamente con un producto insecticida que elimine las pulgas, sino que además es necesario que desparasitemos internamente al animal por si se hubiera infectado con el gusano intestinal dipylidium.

El mejor tratamiento en un animal con pulgas/piojos es desparasitarlo externamente con un spray de acción inmediata como puede ser Effipro o Frontline, y evitar reinfestaciones aplicando una pipeta o un collar antiparasitario. Debemos desinfectar el entorno con un producto que elimine estos insectos del medio y además tendremos que desparasitarlo internamente frente a Dipylidium (Drontal, Profender, Milbemax).

Deja un comentario

* Campos Requeridos