Los gatos y el árbol de navidad

Muchos son los dueños de gatos que no saben si decorar en navidad sus casas con el árbol,  porque sus gatos no paran de atacarlo.

Te contamos por qué lo hacen y cómo evitarlo...

 

¿Por qué los gatos atacan el árbol de Navidad?

Y es que a los felinos les encanta explorar y escalar por casa, y más si ven un llamativo árbol con bolitas brillantes y lucecitas que parece que les está llamando. ¡Les desata la curiosidad!

Sin embargo, no es solamente una cuestión de curiosidad. Según algunos veterinarios puede ser instintivo.
Expertos en la conducta de los gatos comentan que existen dos motivos principales, curiosidad y territorialidad. Para el gato se trata de una invasión de un espacio que él considera suyo y a su vez, las luces y los adornos llamativos generan curiosidad.
Normalmente empiezan con tímidos toquecitos pero algunos terminar en una gran batalla contra el árbol. ¿Quién no se ha reído con algún video de gatos vs árbol de navidad?
¿Cómo evitar que lo ataquen?
gatos y árboles de navidad Graciosas e ingeniosas ideas de algunos dueños.

Algunos gatos son imprevisibles y a veces indomables, pero vamos a darte algunos consejos para evitar que los gatos ataquen el árbol de Navidad:⇒ Los adornos más llamativos en la parte superior

Un árbol discreto y pequeño o incluso puesto en una zona alta como una mesa o estantería.

Olor a cítricos: Los gatos odian los olores de los cítricos porque su olfato está mucho más desarrollado que el nuestro y les resulta un olor demasiado fuerte. Podemos rociar algún tipo de colonia o ambientador cítrico sobre nuestro árbol. ¡Ojo! No nos pasemos, no queremos intoxicar a nadie.

Anclar el árbol: Muchos gatos consiguen tirar el árbol al suelo si intentan trepar por él. Anclarlo de alguna forma, puede ayudar a que las bolas no caigan con él y se rompan.

 

¿Qué truco tienes tú para que no destroce el árbol tu gato?

 

Este blog es informativo. En ningún momento sirve como diagnóstico de enfermedad ni como herramienta para medicación de animales que obvien la obligada intervención de un veterinario o un farmacéutico.

Deja un comentario

* Campos Requeridos