¿Porqué los perros arrastran el trasero por el suelo?

Es posible que alguna vez hayáis visto que un perro arrastra su trasero por el suelo.

Este comportamiento puede deberse a varias causas:

arrastra-trasero-perro

Parásitos intestinales              

Si a nuestro perro no le desparasitamos de forma periódica cada 3 meses, puede que tenga gusanos intestinales. Existe un tipo de parásito intestinal que sale al exterior con las heces y queda prendido en el pelo de alrededor del ano. Se trata de pequeños fragmentos del gusano que tienen capacidad de moverse y provocan bastante picor. Son como granos de arroz y los podemos encontrar en la piel y pelo de alrededor del ano. El perro infectado por este tipo de parásito intestinal, arrastra el trasero contra el suelo para intentar aliviar el picor.

Problemas en los sacos anales

A ambos lados del ano, por debajo de la piel de la zona perianal, hay dos pequeños sacos encargados de producir un líquido que se vacía al exterior con las heces. Este líquido sirve para lubricar las heces y así ayuda a su expulsión. Si el líquido no es vaciado de forma adecuada, se acumula en el interior del saco y puede llegar a producir una infección e inflamación. Si el perro tiene un problema en los sacos anales, como siente molestias en la zona perianal, intentará aliviarse arrastrando el trasero por el suelo.

saculitis-anal-ii

Problemas digestivos

Si nuestro perro tiene diarrea o hace las heces blandas, puede que queden restos de material fecal en el ano, y el perro intentará limpiarse la zona arrastrando contra el suelo. Por el contrario, si sufre de estreñimiento también podría producirse este comportamiento.

Como vemos, el que nuestro perro arrastre la zona del ano contra el suelo puede deberse a varias causas, si observamos este comportamiento debemos acudir a su veterinario para que determine qué le ocurre y le prescriba el tratamiento adecuado.

 

 

 

Este blog es informativo. En ningún momento sirve como diagnóstico de enfermedad ni como herramienta para medicación de animales que obvien la obligada intervención de un veterinario o un farmacéutico.

 

Deja un comentario

* Campos Requeridos