Serpientes como mascotas I

Aunque es cierto que los reptiles se tienen desde hace años como mascotas (¿quién no ha tenido una tortuga de agua de pequeño?) las serpientes siempre han tenido mala fama de ser animales propensos a morder.

 

La realidad es que una serpiente solo muerde como último recurso ya que  siempre intentará evitar el enfrentamiento escapando. Incluso las venenosas utilizan la mordedura como última opción: las víboras bufan, las cascabeles mueven el cascabel, las cobras abren el capuchón, etc.

No obstante, hay que tener claro que los reptiles nunca reconocen a su dueño y son animales muy independientes, por lo que si queremos un animal para interaccionar en el día a día debemos pensar en otras opciones como aves o mamíferos

Primeras aclaraciones.

Debemos tener claro qué especie queremos adquirir antes de comprar el terrario, imaginemos que nos gustan las arborícolas en este caso debemos comprar una instalación vertical porque les gustará subir por las ramas.

¿Pero cuál especie es la mejor para principiantes?

Las especies con las que os recomendamos empezar desde Petuluku son 3:

-Pitón real (Python regius):

también llama “pitón bola” pues si se siente amenazada se

encoge formando una bola. Esta especie no alcanza un gran tamaño (en torno a 120-150 cm). Actualmente es una de las más comercializadas al haberse conseguido una amplia variedad cromática por la cría en cautividad.

 

- Serpiente del maíz (Elaphe guttata):

una de las serpientes más comercializadas del mundo. De las especies más recomendadas para principiantes pues son muy tranquilas y fáciles de mantener.

 

-  Coral ratonera (Lampropeltis triangulum sinaloe):

pertenece al grupo de las llamadas falsas corales. Se diferencia de la coral en que no tiene banda amarilla (en la serpiente coral la banda amarilla y roja están juntas) y que la banda blanca y roja están separadas por la banda negra. Es más nerviosa que las 2 anteriores. Cuidado porque esta especie es muy escapista y hay que cerciorarse que cerramos bien el terrario cuando la dejamos.

Deja un comentario

* Campos Requeridos