Síndrome del gato paracaidista

Aunque inicialmente nos pueda resultar un término bastante gracioso, este síndrome es una causa frecuente de atención primaria veterinaria. Y además puede tener graves consecuencias.

Hoy dedicamos el blog a descubrir más sobre “el síndrome del gato paracaidista”, cual es el perfil de gato que lo suele sufrir y cómo podemos evitarlo.

Se denomina “Síndrome del gato paracaidista” cuando el felino sufre lesiones, traumatismos,… por haberse precipitado al vacío desde una cierta altura como por ejemplo desde una ventana o un balcón.

En la mayoría de las ocasiones esto sucede por algún despiste, una ráfaga de aire, un resbalón,…de esta manera pierden el equilibrio y se precipitan al vacío, de forma que no pueden corregir su postura en el aire y acaban golpeándose con el suelo.

Se dice que “los gatos siempre caen de pie”, pero dependiendo de la altura o si se encuentran objetos a su paso, como pueden ser las cuerdas de un tendedero o salientes, no pueden corregir su postura y pueden sufrir lesiones de diversa gravedad.

Los gatos tienen una capacidad instintiva para caer sobre sus cuatro patas sea cual sea la posición en la que se precipite. Esto es así porque el centro geométrico de su cuerpo coincide con el centro de gravedad ya que su peso está distribuido de forma simétrica.

Paradójicamente, suelen resultar más graves las caídas desde una altura de menos de dos pisos, precisamente porque tienen menos tiempo para colocar su cuerpo para la caída.

Una caída desde un quinto piso en adelante suelen ser muy graves.

Las lesiones que se producen en este tipo de caídas  suelen afectar a las partes más delicadas del cuerpo  principalmente la cabeza, la columna vertebral y el tórax.

¿Cuál es el perfil del gato paracaidista?

Suelen ser gatos jóvenes, menores de 2 años de edad.

Y además no esterilizados. En época de celo aumentan el número de caídas.

En resumen la inexperiencia de los gatos y la llegada a la madurez sexual hace que sean más propensos a ser gatos paracaidistas. Sin embargo no debemos olvidar que los gatos mayores también pueden sufrir estas caídas por la pérdida de sus facultades debidas a la edad y los gatitos, ya que no son conscientes de los peligros y les puede la curiosidad.

¿Qué hacemos si se sufre este accidente?

Es muy importante mover lo menos posible al animal para no aumentar la posibilidad de lesión. Para ello puedes utilizar una toalla o una manta para trasportarlo rápidamente al veterinario donde atiendan este tipo de casos.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

La clave es como no podía ser de otra manera, la prevención.

Nunca dejes una ventana abierta sin vigilar. Lo ideal es  instalar una red o mosquitera  y así evitaremos sustos. Además a muchos gatos les encanta tomar el sol, de esta manera lo pueden hacer de forma segura.

Otro aspecto fundamental es el enriquecimiento ambiental en casa. Si nuestro gato está entretenido no tendrá tanta curiosidad por lo que hay fuera. Para ello dispones en el mercado de una gama amplísima de juguetes, rascadores, trepadores,…

Ven a vernos a nuestras tiendas PETuluku y te aconsejaremos personalmente.

Deja un comentario

* Campos Requeridos