Síntomas de la leishmaniosis

¿Qué es la leishmaniosis?

La leishmaniosis es una enfermedad causada por un parásito denominado Leishmania infantum, dicho parásito infecta a nuestras mascotas a través de la picadura de un mosquito llamado flebotomo.

Las hembras de estos mosquitos se alimentan de sangre, sí pican a un animal infectado ingieren el parásito y transmitirán la enfermedad cuando piquen a otro animal.

¿Qué síntomas tiene?

Podemos encontrarnos dos tipos diferentes de presentación de la leishmaniosis, una visceral y otra cutánea, siendo la primera más grave puesto que afecta a los órganos de nuestra mascota.

En la forma visceral los síntomas que veremos serán:

Pérdida de peso: nuestro perro no tendrá apetito y le notaremos más delgado hasta llegar a una delgadez extrema.

Epistaxis: es frecuente el sangrado nasal es los perros con esta enfermedad.

Diarrea y vómitos: normalmente de un color muy oscuro.

Apatía: el animal se encontrara decaído y sin ganas de salir a pasear.

La forma cutánea es quizá con la que estamos más familiarizados, sus síntomas principales son:

Alopecia: la pérdida de pelo es algo muy característico de esta enfermedad, este es débil y nos encontraremos con zonas con calvas.

Crecimiento anormal de las uñas: lo harán de manera muy rápida por lo que estarán más largas de lo habitual y también más frágiles.

Almohadillas y trufa agrietadas.

Úlceras y nódulos en la piel, además se produce pérdida de coloración en la piel y esta es más gruesa.

Los ganglios pueden encontrarse aumentados de tamaño, sobre todo los axilares y los poplíteos.

Diagnóstico

Debido a que los síntomas que aparecen con esta enfermedad no son únicos de la misma siempre debemos asegurarnos. Ante cualquier sospecha debemos acudir al veterinario, solo necesitará extraer sangre a nuestro perro para realizar un test mediante el cual se detectará la presencia de anticuerpos, una vez confirmada la presencia de los anticuerpos se hará una titulación de los mismos para conocer el alcance de la enfermedad.

Prevención

Lo mejor para prevenir es la aplicación de pipetas o bien la utilización del collar Scalibor que repelen a los mosquitos y así evitar que nuestro perro sufra una picadura con la que puedan transmitirle la enfermedad. Debemos tener en cuenta que la eficacia nunca será del 100% pero sí que es bastante elevada, algunos estudios incluso hablan de un 97% de eficacia.

También tenemos la opción de vacunar al animal, contamos con una nueva vacuna llamada “Letifend” que consiste en una única dosis y que cuenta con una eficacia aproximada del 72%.

Deja un comentario

* Campos Requeridos