Síntomas gatunos ante problemas renales

Enfermedades hay muchas, y en ocasiones estas tienen una serie de síntomas que pueden avisarte de que hay algo que no está bien. En el caso de los gatos, los problemas renales son más comunes de lo que parece y darte cuenta de que hay algo extraño en su comportamiento puede ayudar a paliar la enfermedad (o cogerla a tiempo).

gato

Los gatos se caracterizan por no beber mucho. Y eso es un problema para los riñones porque estos se ocupan de excretar hormonas, limpiar la sangre de desechos y mantener la presión arterial. Cuando hay un problema en ellos la salud de tu gato se resiente.

Un mal funcionamiento de los riñones de un gato puede provocar que no se eliminen las sustancias tóxicas de su organismo con lo cual se van acumulando y afectarían a otros órganos.

Entre los síntomas que tiene un gato con problemas renales, y que te avisan de que algo ocurre están:

 

  1. Ir más veces a la caja de arena a orinar. Puede hacerlo o no.
  2. Dejar de comer.
  3. Beber más, o dejar de beber. Tanto un caso como otro es importante no dejarlo de lado.
  4. Vómitos y diarreas.
  5. Aliento del gato con olor a "amoniaco". Esto es un síntoma claro de que hay un problema con los riñones y, si le pasa a tu gato, deberías llevarlo al veterinario.
  6. Adelgazamiento.
  7. Apatía. No se mueve mucho, está alicaído.
  8. Maullido constante. Otro síntoma es un maullido constante, como si le doliera algo. También puede estar inquieto porque se encuentra mal.

En todo caso, nuestra recomendación es que acudas al veterinario para analizar la situación en que se encuentra tu gato.

Aquí te dejamos distintas marcas de alimentación que ayudarán a tu gato con sus problemas renales.

alimento húmedo k/d hills en lata feline k/d pouch con pollo pouch renal con atún royal canin

 

¿Ha tenido problemas renales tu gato? ¿Nos cuentas tu experiencia?

 

Este blog es informativo, en ningún momento sirve como diagnóstico de enfermedad ni como herramienta para medicación de animales que obvien la obligada intervención de un veterinario o un farmacéutico.
Deja un comentario

* Campos Requeridos